Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por otro lado, no hay que desdeñar el papel de la rehabilitación y reforma. Durante los años más complicados, el mercado se aferró a este tipo de intervenciones para tratar de sostener sus ventas. Aquí es donde han encontrado mejor acomodo soluciones diferentes a los tradicionales sistemas de radiadores de agua, optando, en muchas ocasiones, por soluciones que no requieren obra, más sencillas y rápidas de instalar en la actualización de inmuebles.

Los sistemas de calefacción se pueden clasificar de diferentes maneras. Por ejemplo, atendiendo a la fuente emisora, ya sean radiadores, suelo y/o paredes radiantes, un dispositivo impulsor de aire, etc. Otra forma de clasificar sería en función de la fuente generadora de calor, encontrándonos con sistemas que trabajan en conjunción con una caldera o una bomba de calor que calienta el agua, que ejerce como caloportador en radiadores y suelo radiante; o que se alimentan mediante energía eléctrica, como emisores térmicos y suelo radiante eléctrico, acumuladores, aire acondicionado con bomba de calor, etc. A continuación, repasamos los principales sistemas de calefacción y sus ventajas, novedades, comportamiento de su mercado, etc.

RADIADORES DE AGUA

La calefacción mediante radiadores de agua es el sistema más empleado en nuestro país. La popularidad de su uso se explica por las ventajas que ofrece respecto a otras soluciones.
Sencillez y versatilidad. “Los radiadores de agua se combinan con todo tipo de calderas y, por tanto, son la solución más sencilla”, afirma Pasqual Casanova, responsable de Marketing y Comunicación de Noken. Igualmente, Aurelio Lanchas, Jefe de Producto de Calefacción de Ferroli, incide en la “fácil adaptación a los distintos tipos de instalación, debido a los diferentes materiales en los que se pueden construir -aluminio, chapa de acero, hierro fundido-, por la gran disponibilidad de medidas existentes y por las numerosas estéticas diferentes que existen”. Y también destaca su “facilidad para trabajar con las nuevas calderas de condensación que se están imponiendo en el mercado”. Además, remarca que “sigue siendo una instalación mucho más rápida, sencilla y económica que el resto de opciones existentes”.

Experiencia y evolución. Lanchas remarca la “gran experiencia que se tiene en este tipo de producto, que hace que sea un elemento cómodo de instalar y que genera una gran confianza, tanto en el instalador como en el usuario, ya que se sabe con total seguridad que son instalaciones eternas, pues se llevan haciendo más de 50 años en España, con una fiabilidad espectacular en su envejecimiento». Asimismo, Casanova señala que “son todo un ‘clásico’ para la calefacción en entornos domésticos, tanto para el instalador como para el usuario”. Además, aunque “se trata de un producto que lleva mucho tiempo en el mercado”, hace hincapié en que “sigue presentando cada vez más una mayor fiabilidad y facilidad de instalación gracias a los avances técnicos, por lo que se ha establecido un alto grado de reconocimiento y, por tanto, facilidad de uso para el usuario final”.

Ver reportaje completo >>>>