Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los sistemas de superficies radiantes REHAU consiguen una total uniformidad de la temperatura en el ambiente al no utilizar el aire como transmisor del calor. Su tecnología consiste básicamente en la emisión de calor generado por el agua que circula, a una temperatura adecuada, por los tubos PE-Xa situados en el interior de la superficie radiante. En invierno el agua que recorre el circuito de tuberías circula a una temperatura de 35-40 ºC, aportando el calor necesario para calentar la vivienda.

Otra de las ventajas de la calefacción por superficies radiantes es que, gracias a su tecnología de distribución de calor, no producen corrientes de aire y por lo tanto no remueven el polvo en la estancia. De este modo, se evitan problemas de asma y alergias, obteniendo un ambiente más saludable y confortable. Además, cabe destacar que los sistemas de superficies radiantes son invisibles y quedan integrados en las estancias, permitiendo optimizar el espacio y crear ambientes diáfanos y agradables.

REHAU dispone de sistemas de superficies radiantes de techo, suelo y pared, que se adaptan a las necesidades específicas de cada proyecto. Se trata de sistemas fáciles de instalar, ya que las placas se superponen en el muro de la casa permitiendo realizar fácilmente las futuras adaptaciones del sistema.

REHAU ofrece diversas tipologías de superficies radiantes para suelo que se adaptan a las características constructivas de cada vivienda.

El sistema de techo radiante es una solución sencilla e integrada que es completamente compatible con la tecnología de construcción en seco mediante el uso de placas de yeso. Está disponible en 4 tamaños distintos, que permiten una perfecta adaptación a la superficie de techo que se desea cubrir.

Los sistemas de superficies radiantes REHAU consiguen una total uniformidad de la temperatura en el ambiente al no utilizar el aire como transmisor del calor. Su tecnología consiste básicamente en la emisión de calor generado por el agua que circula, a una temperatura adecuada, por los tubos PE-Xa situados en el interior de la superficie radiante. En invierno el agua que recorre el circuito de tuberías circula a una temperatura de 35-40 ºC, aportando el calor necesario para calentar la vivienda.

Otra de las ventajas de la calefacción por superficies radiantes es que, gracias a su tecnología de distribución de calor, no producen corrientes de aire y por lo tanto no remueven el polvo en la estancia. De este modo, se evitan problemas de asma y alergias, obteniendo un ambiente más saludable y confortable. Además, cabe destacar que los sistemas de superficies radiantes son invisibles y quedan integrados en las estancias, permitiendo optimizar el espacio y crear ambientes diáfanos y agradables.

REHAU dispone de sistemas de superficies radiantes de techo, suelo y pared, que se adaptan a las necesidades específicas de cada proyecto. Se trata de sistemas fáciles de instalar, ya que las placas se superponen en el muro de la casa permitiendo realizar fácilmente las futuras adaptaciones del sistema.

REHAU ofrece diversas tipologías de superficies radiantes para suelo que se adaptan a las características constructivas de cada vivienda.

El sistema de techo radiante es una solución sencilla e integrada que es completamente compatible con la tecnología de construcción en seco mediante el uso de placas de yeso. Está disponible en 4 tamaños distintos, que permiten una perfecta adaptación a la superficie de techo que se desea cubrir.