Escrito por Comunicados

Soluciones para impermeabilización de cubiertas

Compartir

La cubierta más Antigua encontrada por los arqueólogos es una piel de mamut descubierta en Siberia (aproximadamente – 40000 AC). Nuestros ancestros fueron mejorando poco a poco las cubiertas probando diversos materiales; paja y cortezas de árbol, a veces mezclados con alquitrán, hasta que los Romanos mejoraron cualitativamente la tecnología de cubiertas mediante el empleo de tejas cerámicas y pizarras. Mucho más tarde, durante el periodo Barroco, fueron empleadas nuevas técnicas de impermeabilización mediante el empleo de cobre y plomo. Desde entonces ha habido muchos cambios, pero el requisito básico sigue siendo el mismo: tener una cobertura como una “piel” para proteger no sólo el exterior y el interior sino también los bienes y el equipamiento del interior del edificio del deterioro provocado por las condiciones climatológicas.

Como parte de la envoltura del edificio, y siendo la superficie superior del mismo, la cubierta necesita un sistema de impermeabilización duradero capaz de adaptarse tanto a los cambios de temperatura como a las condiciones ambientales más exigentes y agresivas como pueden ser la contaminación o la lluvia ácida, asegurando así una mayor durabilidad del edificio.

Las cubiertas puede tener infinidad de posibilidades así como requerimientos y complejidades ilimitadas

Las diferentes condiciones meteorológicas como la lluvia, nieve, viento y humedad afectan a cada cubierta de manera diferente dependiendo de cuál sea su ubicación (alta montaña, entorno marino, industrial o urbano) y la estación del año.

Pueden ser inaccesibles, fácilmente accesibles, solo accesibles para labores de mantenimiento y transitables para paso de vehículos o peatones, por lo que las cubiertas, pueden sufrir diferentes tipos de cargas a lo largo de su vida útil.

Las cubiertas pueden ser planas, con una inclinación inferior al 5%, estando de esta manera expuestas al agua o nieve estancada, o inclinadas, con más de un 45% de inclinación, consiguiendo así que las precipitaciones puedan drenar más rápida y fácilmente. O también pueden ser cubiertas arquitectónicas con formas complejas y multiángulosas con muchos detalles a resolver.

Una cubierta puede estar hecha de diferentes materiales, como hormigón, metal, cerámica o láminas bituminosas, en gran parte como resultado de las tradiciones de construcción locales y de la disponibilidad de materias primas. En los proyectos de rehabilitación, las cubiertas pueden tener diferentes capas de acabado basadas en diferentes tecnologías.

En las cubiertas pueden encontrarse igualmente diferentes tipos de instalaciones, elementos verticales, sistemas de drenaje, en definitiva, elementos que requieren ser tratados de manera especial para evitar el riesgo de penetración de agua y la concentración de tensiones.

Los sistemas de impermeabilización de cubiertas deben proporcionar una protección duradera frente a todas las condiciones atmosféricas y cargas mecánicas mencionadas anteriormente. Estos sistemas también deben permitir una aplicación eficaz con independencia de la forma de la cubierta, del tipo de soporte o de los detalles de la misma.

¿Existe una solución que cumpla todos estos requisitos?

Los sistemas MasterSeal Roof proporcionan la solución adecuada para todo tipo de cubiertas.

Forman una membrana de impermeabilización perfectamente adherida y continua, sin soldaduras ni solapes, evitando así los puntos débiles de cualquier sistema de impermeabilización.

Tienen una clara ventaja sobre las impermeabilizaciones convencionales mediante láminas bituminosas especialmente en el caso de cubiertas con solapes, formas irregulares y estructuras complejas. En la mayoría de los casos, las filtraciones en las cubiertas pueden ser reparadas sin necesidad de retirar la anterior capa de impermeabilización, lo que supone un ahorro en tiempo y costes, incluyendo el coste de eliminación de la membrana antigua.

Gracias a una amplia gama de imprimaciones, los sistemas MasterSeal Roof pueden ser instalados sobre la mayoría de los soportes, incluyendo hormigón, láminas asfálticas y madera.

Las capas de acabado MasterSeal proporcionan la protección necesaria frente a todas las inclemencias meteorológicas y mecánicas, incluso en zonas expuestas a tráfico rodado como es el caso de las cubiertas parking (en este cajo bajo la marca MasterSeal Traffic).

Para ver un video ilustrativo, acceda al siguiente enlace en el que se pueden ver soluciones de impermeabilización por proyección en caliente en cubiertas:

https://www.youtube.com/watch?v=3bg0sRVKeYg


Compartir
Close