Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Este novedoso hotel, que cuenta con una superficie construida de 1.015 m2, desarrolladas en 11 plantas, (planta semisótano + planta baja + 9 plantas), está ubicado encima de las rocas de la playa de Son Moll, en Cala Rajada, al Noroeste de la Isla de Mallorca.

El proyecto ha sido llevado a cabo por el estudio balear 3de3arquitectes, el cual está dirigido por los arquitectos Arturo Vila, José Luis Pujol e Ignacio Pons, mientras que la responsable del diseño de los espacios interiores ha corrido a cargo de Sara Espinosa, en colaboración con los arquitectos.

Con el objetivo de crear un espacio donde el cliente pueda sumergirse en un mundo de sensaciones 3de3arquitectes ha creado un complejo vacacional que transmite la esencia del Mediterráneo con personalidad y elegancia. Para conseguirlo, los arquitectos partieron de la privilegiada ubicación del solar, en primera línea de costa, frente al mar, para llevar a cabo el planteamiento del proyecto.

Este solar, donde se inserta el edifico tiene forma triangular y cuenta con unas reducidas dimensiones. Debido a esto, se planteó la realización de un edificio con una acusada geometría, con una base de 40 metros de lado y 30 metros de altura, formado por volúmenes de edificación que se desarrollan perimetralmente, creando un espacio central interior de considerables dimensiones que, a modo de atrio, preside y organiza todas las actividades del establecimiento turístico. Esta forma, ha estado motivada por el propio solar, lo que garantiza tener las mejores vistas al mar Mediterráneo desde las habitaciones y demás dependencias del hotel.

Con todo esto, el resultado que se obtiene es un prisma con base triangular, cuyas fachadas de vidrio y aluminio proporcionan una volumetría dinámica, sugerente y con acentuada personalidad, que contrasta con la contundencia y rotundidad de las fachadas de los núcleos de comunicación vertical, todo ello cuidando al máximo aspectos claves como la elección meticulosa de colores y texturas.

En lo referente al programa, en la planta baja se sitúa el acceso principal del hotel, que da paso a un hall de considerables dimensiones que se desarrolla a doble altura. Desde este espacio, donde se ubica la recepción, se accede al bar lobby y a la zona de piscina exterior y solárium, desde donde se disfruta de unas maravillosas vistas sobre el mar.

Ver reportaje completo >>>>