Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El R.I.T.E. y la certificación energética de edificios, son las herramientas que dan el impulso final necesario para que se implante de una forma más seria en los edificios, los criterios de eficiencia energética. Para los cálculos de demanda energética, se tiene en cuenta el envolvente del edificio y los sistemas térmicos de calefacción, refrigeración, de agua sanitaria y de iluminación.

El R.I.T.E. establece la obligación de disponer de la instrumentación necesaria para medir y conocer, el caudal nominal y la presión de cada circuito hidráulico, así como los caudales nominales en ramales y unidades terminales. Se conseguirá el equilibrado hidráulico de los circuitos de tuberías durante la fase de diseño, empleando válvulas de equilibrado (IT 1.2.4.2.7, IT 1.2.4.3.1, IT 1.3.4.2.12, IT 1.3.4.4.5, IT 2.3.3).

Las válvulas de equilibrado contribuyen a reducir los consumos energéticos de las instalaciones, ya que aseguran que se pueda modificar las aportaciones térmicas en las unidades terminales y reciban el caudal indicado en el proyecto. Todas las unidades terminales tendrán válvulas de cierre en la entrada y en la salida del fluido portador, siendo una de estas válvulas específicamente destinada para el equilibrado del sistema (R.I.T.E. IT 1.3.4.2.12 Unidades terminales).

El objetivo del equilibrado es obtener de manera constante el nivel de caudal y temperatura óptimo en cada uno de los puntos de suministro de la instalación, tanto si es un sistema de calefacción o de climatización. El equilibrado se realiza mediante el ajuste de los caudales de agua de la instalación.

Si una instalación no está equilibrada, el fluido caloportador tenderá a discurrir por los tramos que tenga una menor pérdida de carga, con lo que en algunas unidades terminales se producirá una sobrealimentación, mientras que otras padecerán un déficit de caudal. Como consecuencia, la calefacción / refrigeración de las distintas áreas no será según proyecto, no se obtendrá el confort deseado y la utilización de la instalación, supondrá un costo superior.

Beneficios de un sistema equilibrado:

  • Crear un buen confort térmico, ya que todos los usuarios reciben la energía necesaria en todas las condiciones.
  • Reducir el consumo de energía. Las bombas no están trabajando más de lo necesario.
  • Eliminar la mayoría de los problemas de ruidos en la instalación.
  • Reducir el coste económico de la energía utilizada.

La válvula de equilibrado dinámico Ballorex 750 PICV, es una válvula de control independiente de la presión y ha sido diseñada especialmente para aplicaciones de calefacción y refrigeración, para controlar las unidades terminales, tales como fan-coils, bombas de suministro de agua y calor, techos refrigerados y unidades de tratamiento de aire.

La válvula de equilibrado dinámico Ballorex 750 PICV puede operar como un limitador de caudal automático y como válvula de control o, alternativamente, sin el actuador, simplemente como un limitador de caudal automático.

Características y ventajas:

  • Medición directa del flujo. El flujo a través de la válvula puede medirse directamente.
  • Equilibrado automático. Incorporada un regulador de presión diferencial, para corregir las fluctuaciones excesivas de presión en el sistema, y asegurar un caudal regular automáticamente.
  • Una puesta en servicio simple. El ajuste de las válvulas es posible incluso, cuando el edificio está parcialmente operativo.
  • Perfecto control del flujo. La autoridad de la válvula del 100% y un recorrido completo independiente de la pre-configuración por el actuador modular, proporciona la mejor premisa para un alto confort ambiental interior.
  • Fácil elección de las válvulas. Sólo se tiene que seleccionar una válvula con un rango de caudal que cubre el caudal de diseño.
  • Instalación flexible. La válvula se puede instalar en cualquier posición, en tanto que se respete la dirección del flujo.