Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los techos registrables están constituidos por diferentes piezas prefabricadas, generalmente de yeso, aluminio, escayola, acero, madera…, situadas en el forjado a una cierta distancia, y que son soportadas por un conjunto de perfilería metálica, de forma que crean el entramado en el que descansan las placas.

Estos sistemas se han convertido en elementos muy utilizados en gran cantidad de edificaciones; en la actualidad, su principal uso es para edificios no residenciales, sin embargo, cada vez es mayor la demanda de este tipo de techos para viviendas. Así pues, para satisfacer todas las peticiones, existe una gran cantidad de soluciones, variando tanto el material de la placa, como la función para la que ha sido elegido el techo: confort acústico, confort térmico, confort visual…

Las especiales características de los techos registrables, tales como la adaptabilidad, diseño y funcionabilidad, hacen que sean una solución escogida por un gran número de profesionales.

¿Por qué su uso?

Estos sistemas son particularmente útiles en el momento de diseñar un edificio, ya que son muy fáciles de instalar y perfectamente modulables, lo que facilita su adaptación a cualquier tipo de superficie. “Tras la idea del proyecto inicial siempre hay una concepción volumétrica, tras ésta una interpretación de esos espacios mediante la luz y la materialización de las superficies, es en este momento cuando la toma de decisiones sobre los acabados de suelos, paredes y techos se hace importante. El techo es uno más de los factores que participan de este todo que es el espacio acabado. El techo registrable es una de las opciones para formalizar ese plano, normalmente horizontal aunque también puede ser inclinado o curvo”, analiza Núria Roig, Jefa de Mercado Acondicionamiento Exterior de Distriplac.

Estos elementos son “totalmente desmontables, permiten, además, acceder al falso techo (plenum) para realizar tareas de mantenimiento o de reparación de instalaciones con facilidad, sin necesidad de realizar obras”, afirma Chus Barroso, Directora General de Armstrong. Los techos registrables tienen una gran importancia “en aquellos tipos de edificaciones donde se requiera de registros para mantenimiento o ampliación de instalaciones y, principalmente estos casos, suceden en edificios de uso terciario (oficinas, hoteles, hospitales, salas públicas,..)”, comenta Ignacio Arroyo, Project Manager de Yesos Ibéricos, Pladur®. Además, los arquitectos, aparte de crear espacios funcionales y de diseño, “también tienen que resolver problemáticas relacionadas con la optimización del ahorro energético y el confort acústico y térmico, tanto en obras de nueva construcción como en renovación. Cuando se diseña un edificio, los sistemas de techo juegan un papel destacado en la conservación eficaz de la energía”, continúa Chus Barroso.

La importancia de la elección de estos elementos radica en la capacidad que tienen para dar respuesta a las distintas demandas de los inmuebles en los que se van a instalar. “Cada habitación o cada estancia tienen unas necesidades distintas, ya sea en edificación residencial como no residencial, y también unos requerimientos técnicos diferentes. Este tipo de techos puede satisfacer mayores demandas de absorción de ruido, ocultar instalaciones eléctricas o de aire acondicionado… Tampoco hay que olvidar, desde el punto de vista arquitectónico, la estética de este tipo de techos que ofrecen un sinfín de posibilidades de diseño al proyectista”, especifica Rosana Gallego, Responsable de Marketing de Knauf GMBH.

Ver reportaje completo >>>>.