Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Verea se convierte en el primer fabricante del sector que cuenta con esta verificación, que ha sido certificada por laboratorios externos.

Las fichas técnicas de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) incluyen como valor garantizado que las tejas Verea superan los 500 ciclos hielodeshielo, despues de que lo certificase un laboratorio independiente.

De este modo, Verea se convierte en la primera compañía española del sector en alcanzar este reconocimiento tecnico, que certifica que son las tejas con mayor durabilidad que se fabrican en España.

Por el momento, Aenor ha actualizado las fichas de las teja 40×15 y Verea S y, en los próximos meses, se extenderán al resto de los productos.

La selección cuidadosa de las arcillas, la optimización del proceso de cocción (a 1.050 grados de temperatura) y los controles contínuos ha permitido incrementar los estándares de calidad hasta obtener la teja cerámica con mayor durabilidad del mercado. En la actualidad, es el único fabricante de tejas cerámicas que ofrece 50 años de garantía a todas sus tejas cerámicas.

Cabe recodar que, desde el año 2009, las tejas Verea ya estaban clasificadas con nivel 1 de resistencia a las heladas según la normativa europea UNE EN 539-2, que exige superar más de 150 ciclos de heladicidad.

Además, en el año 2016, el laboratorio American Test Lab de Florida (EE.UU.) certificó mediante ensayo hielo-deshielo el grado 1 para las tejas Verea S y Verea Curva, indicación que ya había conseguido la teja plana.

Actualmente, toda la teja Verea tiene autorización para colocarse en las zonas climatológicamente más exigentes, como el norte de Estados Unidos y Canadá. Verea está ubicada en un complejo industrial de casi 300.000 metros cuadrados, distribuídos entre 3 líneas de producción con capacidad para fabricar 50 millones de tejas al año, una planta de molienda preparada para procesar más de 200.000 toneladas al año y dos patios de almacenamiento. La compañía factura unos ocho millones de euros y emplea a 46 trabajadores.