Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La limpieza periódica de filtros y baterías exteriores de las unidades aire-aire son dos prácticas fundamentales para el óptimo mantenimiento de las mismas, ya que con ello se previenen posibles obstrucciones generadas por la acumulación de elementos extraños que se depositan a lo largo del tiempo en las salidas de aire. Igual de importante es la limpieza de los filtros de las unidades interiores, pues evita los malos olores y proporciona un aire más limpio y saludable. Cuando se trate de unidades enfriadoras, además deberán mantenerse limpios los circuitos hidráulicos y los filtros de agua.

Es aconsejable intensificar estas acciones en las unidades exteriores de las instalaciones ubicadas próximas a la costa, debido a que factores como la salinidad, humedad y composición de la aguas, pueden acarrear problemas de funcionamiento.

El seguimiento de este conjunto de recomendaciones garantiza los caudales óptimos necesarios para el buen funcionamiento de los equipos, al mismo tiempo que implica un ahorro de energía y de los costes derivados de posibles intervenciones correctivas.

En su compromiso con la sostenibilidad ambiental, TERMOVEN recomienda además que se respeten las temperaturas máximas marcadas por el RITE en el uso de los equipos de climatización: 21 grados en invierno, 24 grados en verano.