Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El enunciado del Proyecto Fin de Carrera este año consistía en diseñar una vivienda entera para un usuario específico escogido por el alumno. En el caso de Laina, tras varios días pensando a quién podría escoger, se decanta por un artista y diseñador de producto japonés. Le inspiraba mucho su cultura, los materiales con los que trabajaba, el uso de elementos inmaterialistas como: la luz, el sonido, el aire… La superación del concepto de forma, que es característico de las obras que realiza y su contacto constante con la naturaleza relacionada con las emociones humanas.

Tsukimi es un proyecto que intenta contener la filosofía japonesa en una vivienda en pleno centro de Madrid.  El eje central, sobre el que se basa todo el proyecto, es una ascensión desde el mundo terrenal hasta el mundo espiritual que hace que el usuario experimente tres sectores muy diferentes en los que se aprecian: distintos materiales, iluminación, recorridos y sensaciones creadas  a partir del espacio.

El desarrollo del proyecto lo disfrutó mucho y aprendió a plasmar toda la formación que había recibido en la Escuela con él. Fue un trabajo muy conceptual que a veces se alejaba de la realidad, pero finalmente consegue proyectar su construcción.

Después del esfuerzo de nueve meses de altos y bajos con el proyecto, el tribunal le concedió el Premio otorgado por el Colegio de Decoradores e Interioristas de Madrid, por uno de los mejores proyectos fin de carrera del curso 2017-2018. “Estoy orgullosa y agradecida de poder haberlo recibido y que se valorase  por  parte del Colegio todo el trabajo que realicé.” Comenta Miriam Laina.

Para saber más del proyecto sigue este enlace