Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Quieres rehabilitar tu fachada para que sea única, en menor tiempo y sin agobios?

Te explicamos por qué elegir fachada ventilada ULMA para la obra de rehabilitación que tienes entre manos. Te ayudará haciendo que tu trabajo sea más fácil, ahorrarás tiempo y evitarás problemas.

1.-Ahorrarás tiempo adaptando el proyecto al diseño original de la fachada fácilmente

A la hora de proyectar una rehabilitación, es fundamental adaptarse con facilidad a un diseño existente.

Por eso, el sistema de fijación flexible y el dimensionamiento de paneles ULMA te permite ajustarte de manera fácil a la altura entre ventanas y cualquier otra característica del edificio.

Evita quebraderos de cabeza y obstáculos que complicarán tu tarea diaria en el desarrollo del proyecto.

2.- Renovarás la imagen del edificio dándole un acabado espectacular

Tanto si quieres mantener la imagen y estética del edificio como si deseas innovarla acorde a las nuevas tendencias arquitectónicas, podrás elegir entre una amplia gama de texturas y colores, con acabados distinguidos o más atrevidos.

Te inspirarán para hacer realidad esa idea que imaginas en tu mente.

3.-Ahorrarás tiempo y evitarás quebraderos de cabeza con una ejecución de obra rápida y eficaz

Instaladores y técnicos profesionales de ULMA ejecutarán de forma eficaz y en un corto periodo de tiempo la rehabilitación de la fachada desde el exterior y causando las mínimas molestias para los vecinos del edificio.

4.-Tus proyectos perdurarán en el tiempo. Apuesta por la calidad

Seguro que quieres que tu obra resista sin deteriorarse durante el tiempo.

El hormigón polímero, en el que están fabricados nuestros paneles, es un material no poroso que no absorbe la suciedad ni la humedad ambiental.

Gracias a esto, disfrutarás de unos resultados óptimos frente a los daños por polución o ambientes salinos. No tendrás que eliminar de tu portfolio ninguna obra que proyectaste tiempo atrás porque ya se ve deteriorada.

Y además mejora la vida de los propietarios del edificio ¿por qué?

Ahorran en la factura de la energía

Gracias al ahorro energético que proporciona la fachada ventilada ULMA, el edificio reduce la pérdida del calor en los meses fríos y la absorción en los meses cálidos, consiguiendo un importante ahorro en la factura energética.

El edificio se revaloriza

El uso de un material natural y noble como nuestro hormigón polímero, aportará una revalorización del edificio mayor al importe invertido en la renovación del mismo.

Ahorran en el mantenimiento de la fachada

El nulo porcentaje de absorción de agua del hormigón polímero, hará que, con un mantenimiento mínimo y básico con agua y jabón, la fachada de ULMA se conserve en óptimas condiciones.

Ahorran tiempo y dinero en arreglos y acciones parciales

Habrán intentado arreglar los desperfectos de la fachada con pequeñas obras y parches, pero estos no dar resultado esperado. La fachada ULMA, será la obra definitiva para solucionar los problemas a largo plazo.