Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hörmann presenta ThermoSafe y ThermoCarbon, las puertas de entrada a vivienda número uno del mundo en aislamiento térmico y las mejores de su clase en seguridad. Dos puertas que cumplen con las más altas expectativas gracias a su moderno diseño y excelente aislamiento.

Las puertas de entrada contribuyen determinantemente al diseño de la vivienda. Por ello, los perfiles de hoja están situados sobre toda la superficie tanto en el lado interior como exterior satisfaciendo así las más elevadas exigencias de diseño.

Las puertas ThermoCarbon son de clase Premium y destacan por sus valores UD de hasta 0,47 W(m2·K) y su excepcional equipamiento de seguridad de serie RC 3 con bloqueo en 9 posiciones (opcionalmente también en RC 4). Gracias a estas características, la puerta ThermoCarbon ha merecido ser considerada la campeona del mundo en aislamiento térmico y seguridad de entre las puertas de entrada de aluminio.

Por otro lado, las puertas ThermoSafe de Hörmann, convencen principalmente por el alto ahorro energético que proporcionan gracias al elevado valor de aislamiento térmico que proporcionan sus marcos de aluminio con rotura de puente térmico de 80 mm. Concretamente, su hoja de aluminio de 73 mm de grosor enrasada en toda la superficie con relleno de espuma rígida de PU, le otorga un valor UD de hasta 0,87W(m2·K) .

Para Hörmann la seguridad es un factor fundamental, por ello, ambas puertas cuentan con un equipamiento de seguridad RC 3 (resistance class) de serie, especial antiintrusión, que consiste en un bloqueo múltiple y una cerradura de seguridad de 5 o 9 puntos.

Las puertas de entrada ThermoSafe y ThermoCarbon ofrecen un diseño actual y una amplia gama de modelos (15 en ThermoCarbon y más de 70 en ThermoSafe) y se pueden elegir en 18 colores diferentes.

Ambas puertas de entrada son la mejor opción para garantizar una sensación de bienestar en casa, gracias a su elevado aislamiento térmico y su máxima seguridad, y todo ello sin renunciar a un diseño atractivo que se adapta a cualquier estilo decorativo.