Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El año 1.992 fue un año en el que algo estaba cambiando en el mundo. Estados Unidos y Rusia establecían relaciones diplomáticas tras años de Guerra Fría. Con la firma del Tratado de Mastricht nace la Unión Europea, cuyas fronteras dejaron de existir para los trabajadores españoles al aprobarse la libre circulación. En Barcelona se celebraron los Juegos Olímpicos. Los viajeros del primer tren de alta velocidad español, el AVE, podían ir de Madrid a Sevilla en un tiempo récord, y visitar la Expo que ese año tuvo lugar en la capital andaluza.

Ese mismo año nace Kayati SL, firma alavesa que, en noviembre de 1.992, adquiere la patente del CRAS, cemento demoledor desarrollado por la Compañía Internacional de Investigación y Ensayos (CIDE) por encargo de la Comision Asesora de lnvestígacion Cientifica y Tecnica, CAICYT.

Fue el inicio de una aventura empresarial que les ha llevado a estar presentes en más de una treintena de países de cuatro continentes, a través de una amplia y creciente red de distribuidores y colaboradores.

La experiencia de estos veinticinco años ha hecho que pasen de ser un fabricante de cemento demoledor a ser una empresa integral de demolición: ofrecen el CRAS, asesoran sobre su uso en cada caso para obtener el mayor rendimiento y, si el cliente así lo desea, pueden realizar la demolición completa, a través de una red de colaboradores especializados en la demolición con cemento expansivo.

Han sido veinticinco años intensos, en los que se han conocido nuevos mercados, desarrollado nuevas aplicaciones y conocido nuevos y buenos amigos. Veinticinco años que son los primeros de la historia de Kayati SL, pero que son solo el principio.