Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La innovadora tecnología ThermProtect patentada por Viessmann, es el primer tratamiento selectivo del absorbedor para colectores planos Vitosol, que autolimita la absorción de energía a partir de una determinada temperatura del absorbedor. El nuevo tratamiento consta de varios niveles. Uno de estos niveles está formado por dióxido de vanadio, un material inteligente de extraordinarias habilidades para cambiar de tamaño, forma y/o identidad física. Gracias al funcionamiento de capas conmutables, a partir de 75 ºC, la estructura cristalina del tratamiento del absorbedor realiza una transición estructural que provoca un aumento de la emisividad, limitando automá-ticamente la absorción de energía.

Cuando la temperatura del colector disminuye, la estructura cristalina recupera su posición inicial y la energía solar está de nuevo disponible en la instalación. El cambio de la estructura cristalina es reversible y está disponible ilimitadamente.

El exceso de energía no requerida durante períodos de falta de demanda por parte de la instalación y los fenómenos propios del sobrecalentamiento y la formación de vapor se evitan de una forma eficaz y segura, y sin necesidad de aerotermos ni vaciados de los circuitos. Este proceso es inherente a las propiedades físicas del material inteligente del absorbedor y se produce, por tanto, totalmente independiente de la configuración y los ajustes del sistema. Una instalación solar con ThermProtect es completamente segura por sí misma y se caracteriza por una fiabilidad y durabilidad operativa superior a la de los sistemas solares convencionales.

Esta nueva tecnología se encuentra ya de serie en los colectores planos Vitosol 100-FM y Vitosol 200-FM.

Con ThermProtec, las instalaciones solares se protegen por sí mismas, no llegan a sobrecalentarse ni a formar vapor, aún en periodos de verano o ante la ausencia de demanda, lo que aumenta la vida útil de los componentes y reduce los costes de mantenimiento. La protección de las mismas se consigue de una forma inherente, independientemente de la configuración, sin aerotermos, sin vaciar los circuitos y sin dispositivos mecánicos adicionales.