Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Raubling, Alemania. Desde hace años, la cocina asiática gana cada vez más popularidad en Alemania. La vitrocerámica de inducción wok de BORA ofrece, con su eficiente tecnología de inducción y su estético y atractivo diseño, una solución que hace las delicias de los amantes de la cultura culinaria oriental.

Gracias a la más novedosa tecnología y al moderno diseño de la cocina, los siglos de antigua tradición china encuentran una síntesis ideal en BORA. Los materiales de primera calidad, como la vitrocerámica del fabricante especializado SCHOTT®, y acero inoxidable puro, definen nuevos estándares.

La concavidad tridimensional asegura un calentamiento continuo y homogéneo del wok, incluso de la pared exterior del mismo. Solo así puede desplegarse plenamente el típico aroma a wok, permitiendo cocinar cuidadosamente y al punto variedades de verdura o trozos de carne o pescado tiernos. Una regulación de potencia de ajuste fino, que alcanza hasta 3000 vatios en la función booster, garantiza platos a la sartén crujientes, frescos y al punto. La limpieza resulta muy sencilla gracias a la superficie, que prescinde totalmente de juntas. En combinación con el eficiente sistema de extracción de superficie BORA, que extrae el vapor hacia abajo directamente desde la placa de cocción, la cocina con wok se convierte en un placer sin límites.

La sartén wok para vitrocerámica de inducción

Para la vitrocerámica de inducción wok BORA debe emplearse un wok que pierda sus propiedades magnéticas al aumentar la temperatura, para como protección frente al sobrecalentamiento. Por ello, BORA recomienda su sartén wok para vitrocerámica de inducción, disponible como accesorio y realizada en material de 7 capas de alta calidad.