Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El edificio surge tras una interacción entre urbanistas, paisajistas y biólogos con los arquitectos encargados de la edificación, situándose en la zona llamada “Bosque Habitado”. A la hora de desarrollar el proyecto, el plan obligaba a mantener losárboles existentes ya que constituyen casi la memoria histórica de este espacio.
Este sector de urbanización cuenta con siete manzanas a desarrollar. La ordenación del edificio a tratar responde a la tipología urbana Ágora. Tal denominación consiste en la realización de un “edificio patio” (Ágora), se desarrolla con un gálibo cerrado en las cuatro fachadas, que permite una permeabilidad de la planta baja, planteándola como un espacio colectivo privado pero abierto o en conexión con la ciudad.
Uno de los puntos clave del proyecto era poder mantener la continuidad de la tipología Ágora requerida por el plan, consiguiendo proponer un edificio relativamente esponjado y capaz de responder a la necesidad de dotar cada vivienda de un espacio exterior asimilable a una terraza, pero con la posibilidad de uso como “jardin d’hiver”.

Ver reportaje completo >>>>.