Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La segunda se centra en el contacto con el interior, con el parque y los jardines, es más débil en su aspecto, más amable, lee la vegetación y trabaja con ella. Por tanto, frente a la uniformidad aparente de la edificación aparece un proyecto sensible con el lugar y sus características, con las personas que deberán disfrutar de las viviendas y con un uso preciso y eficiente.

de la parcela son de naturaleza más icónica, los del interior cambian su composición para responder a las vistas, las orientaciones y a la posición especifica en la localización. Son edificios de pocos materiales, combinados para obtener un resultado diverso. Madera y acero, vidrio de manera limitada y una vegetación que constituye un elemento fundamental en el conjunto edificado.

En lo relativo a las viviendas, se optará por una cierta diversidad tipológica, aceptando las condiciones iniciales de la convocatoria. Así, la existencia de las maisonettes se convierte en una espoleta de proyecto, hasta tal punto que el edificio más desfavorable del interior de la parcela se construye con dobles maisonettes, llevando los jardines a la cubierta del edificio. Los distintos tipos de vivienda se desarrollan basándose en las condiciones de orientación y vistas, procurando las mejores condiciones de vida dentro de unas condiciones técnicas y materiales de calidad.

El concepto de sostenibilidad que plantea el estudio no es solamente un recurso que se refiere a las condiciones materiales de la edificación, sino muy especialmente a los modos de vida y la relación entre las personas, dentro y fuera de las viviendas.

Ver reportaje completo >>>>.