Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El 24 de mayo de 2017, la sociedad VMZINC® celebra su 180 aniversario al servicio de la arquitectura. La marca que concibió el zinc laminado, denominada en 1837 como SOCIÉTÉ DES MINES ET FONDERIES DE ZINC DE LA VIEILLE MONTAGNE, ha sabido evolucionar constantemente su oferta de productos, soluciones, servicios y aspectos de superficie. Su cultura de la innovación, saber hacer específico y sólido conocimiento de las propiedades naturales del zinc le han permitido:

  • anticipar las tendencias en el transcurso de las décadas,
  • responder a las exigencias técnicas y estéticas de los arquitectos, directores de obra, artesanos e instaladores,
  • magnificar este material original.

Duradero, maleable y adaptable, el zinc laminado VMZINC® se utiliza en multitud de aplicaciones, en cubierta, fachada, evacuación de aguas pluviales y ornamentación. Contribuye directamente a la funcionalidad y expresividad de cada edificio. Este material noble siempre ha estado al servicio de una continuidad en el más amplio concepto, tan pretendida en arquitectura, para la transición de la cubierta a la fachada, de lo clásico a lo moderno, del centro de la ciudad a los barrios periféricos, de las ciudades europeas a las grandes metrópolis internacionales. Con 2.700 millones de m² instalados en todo el mundo en este periodo, la marca goza de una gran proyección mundial.

CONTINUIDAD HISTÓRICA

Si bien los químicos de la antigüedad y Edad Media ya se afanaban en trabajar el zinc, más conocido como «estaño de Indias», habrá que esperar a la Revolución Industrial y principios del siglo XIX para que se produzca a gran escala. El abad y químico JEAN-JACQUES DONY fue el iniciador, con su original procedimiento de refinado que desarrollará en Liège entre 1806 y 1810. Aprovechando el rico yacimiento de mineral de zinc, en el lugar denominado Altenberg (Vieja Montaña), cerca de Aix-laChapelle. Unos años más tarde, el 24 de mayo de 1837, se creará la SOCIÉTÉ DES MINES ET FONDERIES DE ZINC DE LA VIEILLE MONTAGNE. Gracias a su imagen de nuevo producto industrial y a sus propiedades de flexibilidad, durabilidad y resistencia a la corrosión, el zinc llega a París cuando el BARÓN HAUSSMANN inicia su transformación radical.

La empresa se integra en el grupo UNION MINIERE en 1989, rebautizado con el nombre de UMICORE en 2003. En este intervalo, en 1994, la marca VIEILLE MONTAGNE se convierte en VMZINC®, un nombre internacional y más corto, que conserva las célebres letras V y M.

180 años después, VMZINC® ha sabido viajar en el tiempo adaptándose a las diferentes épocas, gracias a las cualidades de su material, a la competencia de sus equipos y a su fiel apoyo a la profesión de instalador.

CONTINUIDAD ESPACIAL

De la cumbrera al canalón, pasando por la bajante de agua pluvial, las bandejas de cubierta y limahoyas, VMZINC® traza una línea continua en la vertical de los edificios. Verdadero material para las costuras arquitectónicas, se pliega y se suelda para cubrir y hacer estanca la envoltura y todos sus puntos singulares. Las continuas mejoras de las técnicas de montaje, y el desarrollo de herramientas manuales o perfiladoras de calidad han contribuido a su expansión.

Inicialmente «limitado» a la cubierta, VMZINC® ha extendido su manto protector a la fachada. Permite tanto el recorte de las bandejas escalonadas que cubren las cúpulas de una iglesia bizantina como la colocación de módulos en las fachadas plisadas de un teatro contemporáneo.

Aúna lo antiguo y lo nuevo, y participa tanto en la elevación de pisos como en la ampliación horizontal, realizando uniones discretas entre los planos, las formas y los materiales más heterogéneos como el vidrio, la madera e incluso el hormigón.

CONTINUIDAD GEOGRÁFICA

La aventura del zinc laminado comenzó en los tejados de París. Gracias a VMZINC®, trazó su camino y se difundió por toda Francia continental, Europa y posteriormente por todo el planeta.

Actualmente es fuera de las fronteras europeas, en territorios donde este material era hasta hace poco desconocido, donde se inventan usos inéditos y una nueva cultura de zinc. En estos nuevos contextos, que responden a otros reglamentos, los arquitectos mezclan zinc conprácticas locales y lo transportan hacia nuevas expresiones El TROFEO ARCHIZINC, concurso internacional de VMZINC®, revela de este modo, desde hace quince años, arquitecturas locales originales y de calidad en los cinco continentes. Confirma la proyección de la empresa y su capacidad para adaptar su material a la diversidad de culturas, tipologías de edificios y estilos arquitectónicos.

CONTINUIDAD EN LA CREACIÓN DEL PATRIMONIO DE MAÑANA

Experto en zinc desde su creación, VMZINC® traspasa las fronteras del material para introducir regularmente sistemas innovadores y aspectos de superficie exclusivos. Un enfoque pionero que le permite mantener un lugar de referencia en el escenario internacional. Tras la creación de los acabados PREPATINADOS, LACADOS y TÉCNICOS, la marca puso una vez mássu saber hacer al servicio de la arquitectura, con el lanzamiento en 2014 de AZENGAR®, el primer zinc grabado del mercado (zinc claro y mate, con una superficie heterogénea y rugosa).

A partir de 2016, VMZINC® se lanza asimismo a la personalización y presenta su oferta PIGMENTO® de colores por encargo. Siempre manteniendo lo que conforma originalidad, esto es, textura y trama visible en transparencia, esta oferta inédita en el mercado permite multitud de matices. Policromado, patinado, grabado o texturizado, VMZINC® permite todas las opciones creativas: escamas, bandas continuas de anchuras variables, juntas en relieve o huecas y perforaciones que prestan transparencia al metal.

«El zinc presta su piel duradera y sostenible a interpretaciones cada vez más ingeniosas, a gestos arquitectónicos actuales que constituirán el patrimonio de mañana, al igual que los monumentos de épocas pasadas protegidos por VMZINC que gozan de reconocimiento e incluso se han convertido en edificios de culto», explica Roger BALTUS, Director de Comunicación de VMZINC®.

CONTINUIDAD HUMANA

VMZINC® no sería VMZINC® sin las decenas de miles de mujeres y hombres que se han ido sucediendo en la historia de la empresa, o sin los que trabajan hoy en las fábricas, los talleres o las cubiertas. Su implicación, y su entrega hacen que evolucionen y perduren los oficios de zinc desde hace casi dos siglos. El ADN de VMZINC ® se basa envalores humanos que le han permitido construir relaciones sinceras y duraderas con sus colaboradores y clientes. Está hecho asimismo de tecnología, innovación y sentido comercial.