Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Madrid, 30 de julio de 2012- Son muchos los centros educativos que deciden poner a punto sus instalaciones antes del comienzo del curso, con el objetivo de mejorar su rendimiento energético para así reducir el consumo en combustible y ser más eficientes. Es el caso de ocho colegios de Albacete, donde la marca Ygnis ha instalado el recuperador de humos Totaleco, un equipo que al acoplarse a una caldera ya existente permite optimizar la condensación y mejorar el rendimiento incluso por encima del 20%.

El reto para estos centros escolares consiste en la obtención de ahorro económico, aplicando equipos capaces de ofrecer una mayor eficiencia energética. Un objetivo realizable gracias a Totaleco, que hace posible que el consumo de combustible de la caldera se reduzca en instalaciones colectivas de gran consumo y mejore el rendimiento del conjunto.

Instalaciones eficientes: colegios ahorradores
Esta combinación de caldera-recuperador se llevó a cabo a finales de 2010, con el fin de que la instalación estuviera lista para empezar la temporada de calefacción. Desde entonces, según los responsables de estos centros, el gasóleo de los depósitos dura un mes y medio más que antes, lo que permite hablar de un ahorro energético del 25%, suponiendo una reducción económica anual de más de 77.000 € desde que los recuperadores Totaleco fueron instalados.

Para la obtención de estos datos, se ha comparado el consumo de combustible gasóleo C de los colegios durante los últimos 3 años y se ha tenido en cuenta la variación del mismo, dependiendo de las condiciones climáticas.

«Para instalaciones de gran potencia, no existen en el mercado calderas todo condensación, es decir fabricadas en su totalidad con materiales que soporten las condensaciones ácidas de los humos. Esto obliga a recurrir a calderas de baja temperatura a las que se acopla un recuperador de humos tipo Totaleco, donde tiene lugar la condensación, por ello, la tendencia habitual de diseño es implantar un bucle primario de calefacción a alta temperatura con el que se suministra energía a los distintos circuitos de calor. Paralelamente, para mejorar la eficiencia de las instalaciones, se recomienda la instalación, en el circuito de salida de humos, de un recuperador de humos», señala Aina Servent, Product Manager de Ygnis.